Del Nevalo - Cria y Adiestramiento de Perros de Caza


Ir al Contenido

Artículo Julio 2011

Artículos del año 2011

PASOS A SEGUIR, PARA CONSEGUIR UN BUEN PERRO DE MUESTRA.

C:\Documents and Settings\Manolo\Escritorio\Fotos articulos 2011\Julio 2011\foto zambo y zara julio 2011.JPG
Error File Open Error


Zambo y Zara del Névalo


Mi experiencia, de más de veinticinco años, me ha demostrado que sin buenos materiales no se pueden construir casas de buena calidad. A todo ello le sumaremos unos buenos cimientos y una mano de obra cualificada.

Todo esto trasladado al perro de muestra, no quiere decir otra cosa que debemos de empezar:

1º.- Eligiendo un cachorrillo, procedente de un criador serio, de contrastada reputación, y analizaremos cuidadosamente la genealogía de sus antepasados, porque la mayoría de los grandes perros de caza tienen en sus genes a antepasados que han conseguido títulos de trabajo, y si además tienen títulos de morfología, mejor que mejor. Además, no debemos olvidar que un perro de una raza determinada, debe de estar dentro de su estándar.

2º.- Una vez elegido el cachorro apropiado pasaremos a la socialización. Esta consiste en "mover" al cachorro por todo tipo de ambientes… un colegio, el parque, ruidos de coches, motos, trasladarlo de un sitio a otro, tanto con traílla como en el coche, hacer detonar un globo, un petardo etc., primero lejos y de cada vez más cerca pero siempre que esté distraído con algo positivo. En definitiva que aprenda a vivir en el mundo que nos rodea, para que de mayor, no se quede bloqueado en circunstancias desconocidas.

3º.- A partir del tercer mes de vida, cuando tenga ya completado todo el programa de vacunas, comenzaremos a sacarlo al campo, cuanto más, mejor, para que se acostumbre a todo tipo de diferentes olores, vegetación etc. Si lo hacemos acompañar de un perro veterano de buenas formas, el aprendizaje será más rápido. Cuando veamos que el cachorro ya esta habituado, entonces lo sacaremos sólo. Por supuesto debemos de contar con un buen coto de caza, "porque el coto hace al perro, pero el perro no hace al coto". Estas salidas deben de ser cortas pero intensas, es decir, 20 ó 30 minutos bastarán, si el animal tiene la oportunidad de ver caza estará motivado, esto es mejor que largas jornadas agotadoras y sin ver nada de caza. Así el próximo día saldrá con más ganas. Debemos tener siempre muy presente el no bombardearlo con continuos silbidos y llamadas al orden cada vez que se aleje, pues de donde hay, se puede sacar. "La paciencia y el tiempo, hacen más que la rabia y la fuerza".

4º.- Le meteremos una temporada de caza, unas veces sólo, otras, acompañado y nosotros mismos veremos y valoraremos el discípulo que tenemos. Seremos realistas, pensando con la cabeza, y no con el corazón. A un perro con 12-14 meses se ve el potencial cinegético que tiene, incluso antes de esa edad. Esperar más de ese tiempo sin obtener resultados, es demasiado aventurado.

5º.- Cuando nuestro discípulo cuenta ya con 14-16 meses y al menos una temporada de caza a sus espaldas, debemos de tener las cosas claras con respecto a él.
Es el momento de adiestrarlo, o bien por nosotros si disponemos de tiempo y conocimientos suficientes, o mejor aún y más seguro, dejarlo en manos de un profesional, que gracias a Dios, en España, los hay y muy buenos. Hay dos refranes perreros que vienen como anillo al dedo…. "Tu perro, adiéstralo, o súfrelo ", y otro que dice "Cuanto más grande sea tu perro, mejor adiestrado debe de estar ".

En definitiva, un cachorro, es una inversión a largo plazo, cuanto más tiempo le dediquemos más intereses obtendremos para disfrutarlo en el futuro. Porque un perro con un gran potencial cinegético encerrado en una perrera no aprenderá, en cambio un perro mediocre sacándolo y moviéndolo como hemos dicho, será un aliado aceptable en la caza.


Fdo.- Manuel Agudelo.
www.delnevalo.com
e-mail: agudelnevalo@gmail.com



Regresar al contenido | Regresar al menú principal