Del Nevalo - Cria y Adiestramiento de Perros de Caza


Ir al Contenido

Articulo Enero 2012

Artículos del año 2012

Perros de Muestra

En este artículo que vais a leer a continuación pretendo dar una idea de lo que el perro de muestra debe ser para la caza y sus coincidencias y diferencias con la competición para perros de muestra.

Lo primero que debemos conocer es, para que fue creado el perro de muestra. Este tipo de animal se creó cuando aún no existían las armas de fuego, dos formas se utilizaban para cazar las perdices y codornices en esa época, una era cubriendo con una red al perro que estaba de muestra y varios metros por delante de él capturando así las perdices que el animal mostraba, la segunda forma de caza era, para los que la desconocen, aún más alucinante los ballesteros seguían al animal y cuando este mostraba miraban delante de él hasta que descubrían las perdices en el suelo y les disparaban con la ballesta. Evidentemente los tiradores eran auténticos especialistas en descubrir a los pájaros situados delante del perro. Para ilustrar esto voy a citar unos párrafos. El primer párrafo corresponde al libro "El arte de ballestería y montería" de Don Alonso Martínez del Espinar y esta fechado en 1644:

C:\Documents and Settings\Manolo\Escritorio\Fotos articulos 2012\enero 2012\DAMA A PATRON CON DOS BRETONES.jpg
Error File Open Error

Dama, Tania y Urko del Névalo

"Se las mata al vuelo con arcabuz; es por lo que no hay la cantidad que hubo en otros tiempos; y tampoco se encuentran ya, perros de muestra que las encuentren y las muestren con una habilidad tal que se podían matar un gran número con ballestas. En esa época los cazadores eran muy diestros; ya no es lo mismo actualmente: en efecto, la caza se mata más fácilmente, nadie quiere perder su tiempo en adiestrar perros, porque ya no se tira la perdiz en tierra, el único papel desempeñado por el perro es el de hacer volar las perdices, lo que no exige adiestramiento, todo perro lo hace de forma instintiva. Sin embargo, para no dejar caer en el olvido absoluto esta forma de caza, el recuerdo de otros tiempos, y para poner de manifiesto algunos de sus méritos, que los curiosos leerán con placer, vamos a estudiarla en nuestro próximo capítulo."

Os suena, seguro que sí, hay cosas que parecen no cambiar con el tiempo.

El segundo párrafo corresponde al manuscrito anónimo "Diálogos de montería" y dice lo siguiente:

"El más noble método y el mejor deporte que existen es matarlas con perros de punta. Lo cual se hace del siguiente modo: es necesario encontrar la perdiz mediante las facultades del perro y éste no puede encontrarlas, tan bien, mediante la vista y el oído como por el olfato;

lo primero que debe hacer el cazador, al llegar al terreno es constatar la dirección del viento, ponerse de cara a él y buscar de ese modo metódicamente en los lugares que es factible que se encuentren. Llegado al primer cuartel el cazador elegirá el punto más elevado y partirá de allí soltando su perro y obligándole a mantener una búsqueda cruzada frente al viento.

Después de haber batido ese campo se pasa al siguiente situándose siempre en el punto más elevado de forma que se puedan ver mejor los vuelos de las perdices, es decir donde estas se echan en tierra. Siempre que el cazador se encuentre próximo a la caza dirigirá a su perro con un silbato más que con la voz, evitando así un ruido que tanto molesta a las perdices. Cuando el perro las encuentra sorprendiéndolas, y se quede en muestra, el cazador deberá avanzar rápidamente para ejecutar la maniobra de aproximación..."

C:\Documents and Settings\Manolo\Escritorio\Fotos articulos 2012\enero 2012\WILDA.jpg
Error File Open Error

Wilda del Névalo

Pues bien, una vez sentados los principios de, para que fue creado el perro de muestra pasemos a otra época que describe una nueva caza que se empezó a realizar en Inglaterra y que denominaremos caza deportiva, caza que debería ser el norte de todo cazador que disfrute con la caza con perro de muestra en nuestros días donde, evidentemente, ya nadie caza para poder comer pues afortunadamente el nivel económico que ha alcanzado nuestro país nos permite poder disponer de otras maneras de obtener nuestro sustento. Yo como amante de la raza pointer tengo como libro de cabecera para el estudio del perro de muestra la obra de Arkwright "El pointer y sus predecesores" y por él me guío. Citaremos a continuación algunos párrafos del mismo para aclarar lo que debe ser la caza deportiva en contraposición a otros tipos de caza que existen, pero que, a mi modesto entender, no se corresponden con lo que los ingleses entendían como caza deportiva con perros de muestra.

En la página 229 El señor William Arkwright dice lo siguiente:

"No cuento con convertir para la caza con perros a muchos incrédulos mediante este capítulo porque creo que la afición a esta clase de caza es algo innato. Incluso dudo de si será deseable con la pléyade actual de cazadores, abrir los ojos de la multitud sobre el atractivo de esta clase de caza. Hay en esta caza un atractivo misterioso, pero que no conviene a todas las naturalezas y que no es fácil de describir en prosa diaria. Cuando el terreno está abonado para ello, la flor de este don intuitivo florece, a veces pronto, a veces tarde, a veces en medio de una perrera, a veces en la ladera de un monte. ¿Cuándo fue plantada?. Nadie lo sabe. Pero una vez firme en el corazón de un hombre, nada la puede desarraigar.

Es difícil indicar quienes se convertirán en fanáticos de este deporte; sin embargo se puede, con bastante certeza hacer la siguiente predicción: las gentes a las que no les gustan los perros, a las que no les interesa la naturaleza, que rehuyen los ejercicios violentos, nunca comprenderán donde reside el interés de la caza con perros de muestra.

Es probable que el verdadero aficionado a los perros de caza con escopeta haya sido siempre un personaje bastante raro. En los tiempos antiguos cuando las gentes estaban obligadas a servirse de los perros so pena de no cazar nada, supongo que muchos de ellos emplearían estos perros con una repugnancia instintiva y como un mal necesario; tampoco tenían ningún interés en el trabajo ni en los hábitos de la caza; entonces como hoy, estas gentes sufrían impasibles todo lo que no procurase directamente carne. Sus descendientes legítimos forman en nuestros días la noble legión de los tiradores (lo que nosotros conocemos aquí por escopeteros)."

Seguro que esto también nos suena a todos, por mi parte sólo añadir que el cazador deportivo con perro de muestra suele, como dice Arkwright, ser un tipo bastante raro en las dos acepciones de la palabra por un lado por escaso y por otro por ser una persona, en general, solitaria que practica su afición solo o a lo sumo en compañía de un buen amigo, siempre con un solo perro máximo dos sobre el terreno de caza y que rehúse hablar o alardear del número de piezas abatidas pues el mérito de ese hecho lo reserva para su más fiel o fieles amigos, su o sus perros.

Bien una vez sentadas las bases de lo que debe ser un cazador deportivo con perro de muestra, veamos las características que este cazador pide a sus perros y las compararemos con otras modalidades de caza.

1.- El cazador con perro de muestra suele ser un especialista de aves desdeñando lo que habitualmente conocemos como "pelo", no le interesa y a lo sumo puede abatir alguna liebre a perros jóvenes, cuando la han mostrado previamente, para fomentar y ampliar la afición a la caza del animal.

2.- Por ser un cazador solitario pedirá a su perro que recorra grandes extensiones de terreno de forma ordenada, batiendo así la mayor cantidad de campo posible, este hecho cuando los cazadores practican la caza en mano es considerado un defecto ya que entre cazador y cazador la distancia suele ser de unos 50 ó 60 metros, por tanto un perro que recorra más de 25 ó 30 metros a cada lado de su cazador invadirá el terreno del otro cazador creando un problema, como las manos oscilan entre 3 a 9, 10 e incluso más cazadores, siendo el número más habitual de 5 ó 6, el terreno está bien cubierto ya que 5 por 50 son 250 metros. Por comparación un cazador solo para cubrir el mismo terreno necesitaría un animal que llevase 125 metros de terreno a cada lado de él.

3.- Una muestra pétrea, ya que el animal al encontrarse habitualmente a gran distancia del cazador cuando muestre deberá permanecer quieto hasta la llegada de su propietario para que éste pueda abatir la caza. Cuando se caza en mano esto no es necesario pues la mano de cazadores es la que levanta las perdices y además como hemos dicho antes los perros permanecen siempre a tiro de escopeta por tanto las piezas levantadas podrán disparase sin problema.

4.- Que el perro cace con la cabeza levantada, tomando las emanaciones del viento (se supone que hay que colocarlo de cara a viento), lo que le permite olfatear a mayor distancia los animales, y considera indeseable aquel animal que rastrea como un sabueso, ya que nada asusta más a las perdices que un animal que las sigue por su rastro. En esta parte me detendré un momento para ampliarla, Ismael Tragacete usaba una estrategia de caza conocida como el caracol (supongo que todos la conoceréis y si no os remito a cualquiera de sus libros donde la explica con claridad), esta estrategia parece ser que la aprendió observando zorros en el campo en sus tiempos de pastor y viendo que el zorro con esta táctica era capaz de capturar perdices con la boca parece ser que pensó:"Si el zorro puede con la boca yo con las manos podré mejor". Creo, aunque no lo puedo asegurar, que así capturaba perdices con la mano en el campo, pero sí que sé, fehacientemente, que en un San Huberto en Castilla-La Mancha capturó una que había salido del campo, de esta forma. Aunque supongo que todos sabréis que las perdices que se usan en los San Hubertos son perdices de granja. Pues bien la estrategia del perro de mucho recorrido en los laceos es parecida al caracol de Tragacete, las perdices al ver a un animal que corre por el campo pero que parece ignorarlas se aplastan para tratar de pasar desapercibidas y cuando el animal las muestra lo miran sorprendidas y ese momento de duda es el que permitirá al cazador acercarse para completar a labor de su perro. Por el contrario si ven al animal perseguir su rastro se asustan mucho poniendo tierra de por medio a peón, ya que las perdices prefieren andar a volar, hasta que se harten de ser perseguidas y emprendan un vuelo generalmente bastante lejos de perro y cazador.

5.- Un buen cobro para recuperar las piezas abatidas, parte importante de la caza. De todas maneras si algún animal carece de cobro natural suele ser bastante fácil dotarlo de cobro forzado con lo cual el animal recuperará las piezas sin problema una vez que haya aprendido el método. Esta parte, el cobro, es algo fundamental, para los cazadores que practican la caza en mano.

6.- El patrón en caso de que cace con más de un perro.

Una vez visto lo que un cazador deportivo con perro de muestra pide a su perro veamos que es lo que se exige a los perros de muestra en las competiciones. Hay varios tipos de competiciones para el perro de muestra en las cuales se juzga exclusivamente al perro y son las siguientes:

1.- Caza práctica.

Se practica en otoño, sobre bandos de perdices (me refiero a las que se hacen con caza salvaje o que ha sido repoblada con bastante antelación para reforzar bandos de perdices salvajes, pues todos sabemos y para el que no lo sepa yo se lo digo que el reforzar los cotos con perdices de granja en los meses de julio y agosto es una práctica bastante habitual en algunas zonas de Castilla-La Mancha y Andalucía). El Pointer Club Español hace varios años que realiza sus pruebas exclusivamente con caza salvaje, por tanto no me referiré a la otra, ya que, para mí, tiene más bien un escaso interés).

2.- Busca de Caza.

Se practica en primavera sobre trigos verdes y con perdices situadas en parejas, parecida a la Gran Busca pero con un menor recorrido en amplitud de los perros.

3.- Clásica.

Se realiza sobre codorniz de granja, se hace en un prado de gran amplitud y siempre se repite el terreno. Es decir todas las parejas corren sobre el mismo terreno.

4.- Gran Busca.

Se practica en primavera sobre trigos verdes y con perdices situadas en parejas, al igual que la busca de caza; pero se exige, un mayor recorrido en cuanto a la amplitud de los perros.
Pasemos a ver ahora que factores son comunes a las pruebas, para todas ellas los perros han de tener amplios recorridos reglados a izquierda y derecha del conductor pasando por ambos lados del mismo y siempre por delante (punto 2 de lo pedido por el cazador deportivo), permanecer de muestra hasta la llegada del conductor sin forzar la caza (punto 3 de lo pedido por el cazador deportivo), no perseguir el pelo, tanto a liebres como a conejos, aunque se le permite mostrarlos esto no se valora como punto y se prefiere que los ignoren (punto 1 de lo pedido por el cazador deportivo), no se les permite dejar caza atrás en su recorrido siendo esto eliminatorio, muestra a patrón (punto seis de lo pedido por el cazador deportivo) y respeto al vuelo de la pieza y al disparo del conductor. En todas ellas para que un perro se clasifique debe, al menos obtener un punto válido, es decir una muestra a caza de pluma, con el posterior respeto al vuelo y tiro correspondientes.

C:\Documents and Settings\Manolo\Escritorio\Fotos articulos 2012\enero 2012\VIPA.jpg
Error File Open Error

Vipa del Névalo

Veamos ahora los factores que son independientes para cada prueba en concreto, empecemos por la prueba de caza práctica:

En esta prueba el recorrido de los perros (hablo de británicos que son los que conozco) ronda en torno a los 100, 150 m. a cada lado del conductor, entre los perros clasificados se suele valorar aquel que demuestra mucho sentido de la caza, ya que al correrse esta prueba en otoño sobre bandos de perdices y sobre terrenos de caza, tal y como recoge el reglamento si el perro carece de ese sentido se le suele notar. Aquí no se suele exigir una perfección en los lazos y se tiene en cuenta aquel perro que alarga un lazo para ver una zona de un perdido, o remonta hacia un bosquecillo por ser lugares más aptos para que allí puedan ocultarse los animales.

Clásica, se realiza sobre codorniz de granja, se le piden al perro lazos muy amplios a los lados, pero compactos, es decir pasando cada vez cerca del cazador, además los mismos deben ser muy reglados. Al ser una prueba sobre caza de granja fácil (la caza) se utiliza exclusivamente para observar el estilo del animal que debe ser lo más parecido al estándar de su raza. Aunque pueda parecer lo contrario, es una prueba muy exigente pues pocos perros tienen tanta calidad como para acercarse al estilo que el estándar marca. Por ello y aunque, en principio pueden correr todos, sólo los perros de Gran Busca y algunos perros de primavera de excelente calidad están capacitados para aspirar a grandes resultados en esta prueba.

Busca de caza en primavera, prueba que se realiza en la mencionada época sobre perdices emparejadas y en campos de trigo verde. El recorrido exigido es un poco más amplio que el de la caza práctica, el estilo inherente a la raza es muy importante así como la pasión por la caza. Evidentemente por ser una prueba que se realiza en terreno monótono (todo es igual) es más difícil apreciar el sentido de la caza, sin embargo la nariz del perro debe estar a gran altura, ya que las perdices a diferencia de las pruebas de caza práctica, sólo se encuentran de dos en dos metidas en una cobertura que las sobrepasa, por tanto la cantidad de viento que penetra en la misma es menor que en una zona despejada, y por tanto el animal que recorre el campo a gran velocidad, debe tener una buena capacidad olfativa y una gran concentración para la presencia de la caza, si además ésta (la caza) resulta abundante como ocurre en algunas fincas de Andalucía, un perro sin las citadas características cosechará fracaso tras fracaso y os puedo asegurar que he visto algunos ejemplares a los que les ocurre eso y que no citaré para no herir sensibilidades.

Gran Busca, la prueba por excelencia, es la sublimación de la caza deportiva, llevada a su más alta expresión, recorrido mínimo de 250 a 300 m. a cada lado del conductor y en principio, respetando las normas de salida de mano sin límite de extensión, su objetivo es elegir los mejores reproductores para la selección de la raza con vistas a la caza deportiva. Se exigen perros de grandísima pasión, mucho equilibrio de carácter para poder aguantar el durísimo adiestramiento que reciben (un día D. Franco Malnatti me dijo en su casa de Varesse que de cada veinte perros buenos para hacer la Gran Busca sólo uno es capaz de finalizar con éxito el adiestramiento), excelente nariz y un estilo muy depurado. Además a los jueces en general les gusta ver, en esta disciplina perros que toman mucho riesgo con amplia profundidad en cada lazo para buscar nariz y concentración cazadora. Si de la formula 1, de los coches, han salido las mejoras de las que hoy podemos disfrutar todos en nuestros turismos, de la Gran Busca deberían salir esos perros capaces de llenar el ojo de todo cazador deportivo que se apresta a recorrer con su compañero, los difíciles y cada día más escasos en animales salvajes, campos de nuestro país.

Para finalizar voy a comentar dos cosas que leo muchas veces y que se achacan como males en los perros de competición, una es el respeto al vuelo y otra la duración de las pruebas.

En cuanto al respeto al vuelo como todo en la vida tiene sus pros y sus contras, lo peor que le veo es que hay que someter al perro a un adiestramiento contra natura, el más contra natura de todos. En cambio discrepo sobre los temas de la caza tocada de ala, ya que cuando yo cazo con un perro que respeta el vuelo, si al disparar sobre la pieza doy la orden de cobro la diferencia de tiempo es tan mínima que pienso el pájaro abatido no tendrá mas que, como mucho, uno o dos metros de ventaja que en un perro acostumbrado a cobrar no deberían tener importancia. Pero yo creo que a todos nos habrá pasado alguna vez que vamos al campo con un perro, sale la primera perdiz o codorniz y el perro sale disparado detrás, fallamos el disparo y el perro corre 15 minutos tras ella sin oír nuestros desaforados gritos, vuelve, se repite la jugada y a la tercera ocasión el perro vuelve que no puede más, esto lo evitaría el respeto al vuelo. Voy a citaros, para acabar con el tema del respeto al vuelo, dos ejemplos curiosos uno personal y otro que me contó un amigo al que, por desgracia, el cáncer se llevó hace unos años. Yo tenía una pointer a la que enseñé el respeto al vuelo para competir en San Huberto, pues bien la perra en cuestión cazando en el campo arrancaba a la salida de la pieza y si veía que fallaba el tiro volvía a los diez metros de carrera hacia mí de nuevo. Según me decía mi amigo, su perro, un braco alemán, cazando la becada no respetaba jamás el vuelo y cuando llegaba a las competiciones de San Huberto veía los coches, la aglomeración de gente, etc. y parecía darse cuenta de estar en un concurso pues respetaba perfectamente cada vez. Dos prodigios de inteligencia canina, a mi entender.

En cuanto al tiempo limitado en los concursos, el año pasado, por ejemplo en Andalucía llegamos a tener 4 baterías de Gran Busca y tres de Busca de Caza, cada batería, tenía más o menos unas 20 parejas de perros, eso hace un total de 280 perros, con ese número de perros 10 arriba o abajo, ¿cómo se podrían hacer las pruebas a jornada completa?. Yo no sé como. De todas formas yo creo que la dosificación es una cosa que no se selecciona si no que se aprende y dudo mucho que un perro hijo de perros de concurso al que se ha llevado a cazar desde pequeño a jornada completa se vacíe en 15 minutos, es más, un animal que ha concursado en recorridos de 15 minutos tardará unos meses en aprender a dosificarse pero dudo que después de una temporada de caza a jornada completa no esté en disposición de aguantarla ya que poseen un físico privilegiado, de atletas, tal y como mi veterinario me dice cada vez que acudo con los míos a él. De hecho yo he visto algunos perros ya retirados de la Gran Busca y me han comentado de otros, ya fallecidos, que cazaban 4 y 5 horas en montaña sin ningún problema.



Texto: César González Cabo.
Fotos: Manuel Agudelo "Del Névalo".



Regresar al contenido | Regresar al menú principal